Noticias

Atrás

Por quinta vez consecutiva, está en marcha el proyecto ZiSare en todas las escuelas de Urola Kosta

El programa ZiSare UKUE es un programa de educación ambiental que pretende impulsar el compostaje. La Mancomunidad Urola Kosta lleva impulsando el programa desde el curso 2014-2015. Desde entonces, el programa ha tenido una trayectoria muy fructífera.

05·02·2016


Por quinta vez consecutiva, está en marcha en todas las escuelas de Urola Kosta el programa permanente ZiSare. A través de este programa, el alumnado aprovecha los residuos orgánicos generados en el colegio para hacer compost. Es decir, la materia orgánica que se genera en el comedor escolar o a la hora del almuerzo, se vierte al compostador, para después poder utilizar el abono conseguido en la huerta o plantas del centro.

Al mismo tiempo, el alumnado lleva a cabo varias sesiones prácticas para aprender cómo se descompone la materia orgánica. Así, analizan el proceso que ocurre en el interior del compostador, e, incluso, estudian los descomponedores que participan en el proceso. Organizados en grupos, realizan el seguimiento de todo el proceso, registran todos los datos científicos (temperatura, nivel de pH, nivel de humedad…) y una vez obtienen un compost adecuado, se les da la posibilidad de realizar varios experimentos.

En el curso 2017-2018, participaron en el programa ZiSare 13 centros escolares de la comarca. Precisamente, participaron 1075 alumnos y alumnas de toda Urola Kosta. Durante todo el curso académico, en total, se logró convertir en compost 2.712 kg de materia orgánica.  De todos modos, sin restarle importancia a la cantidad de residuos tratados, destacan los objetivos pedagógicos del programa.

En el curso académico 2018-2019, en el programa ZiSare impulsado por la Mancomunidad Urola Kosta participarán 13 centros educativos.  Es decir, una vez más, más de 1000 alumnos y alumnas participarán en el programa que pretende potenciar el compostaje. Conscientes de que el problema de los residuos es uno de los principales retos al que nuestra sociedad se enfrenta, se pretende que las nuevas generaciones de futuro no entiendan el tratamiento de la materia orgánica como un trabajo extra. Comenzando con la labor de concienciación en los centros educativos, no hay duda de que tales iniciativas posibilitarán obtener mejores resultado en un futuro cercano.